SANDÍAS
(11/06/2019)
Sandía Negra con semillas: 0,15 Sandía Negra sin semillas: 0,35 Sandía Blanca sin semillas: 0,35 Sandía Fashion: 0,45
Frutas El Portón
(24/06/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,78 Tomate Pera: 0,27 Judía Helda: 0,83 Pepino Español: 0,11 Judía Perona roja: 1,93 Judía Perona: 2,94 Pimiento Lamuyo rojo: 1,61
EL POZUELO, AGRUPACION DE LABRADORES
(26/06/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,57 Judía Xera: 1,85 Judía Helda: 1,56 Judía Emerite: 2,08
Agrupaadra
(26/06/2019)
Berenjena Blanca: 0,77 Judía Garrofón: 2,80 Tomate Rambo: 0,59 Pimiento Lamuyo verde: 0,85 Pepino morito: 0,28 Pepino blanco: 0,47 Judía Xera: 2,00 Tomate Daniela 1ª: 0,50 Judía Helda: 1,96 Calabacín Fino: 0,40 Berenjena Larga: 0,74 Judía Perona: 1,62 Pimiento Lamuyo rojo: 2,14 Pimiento California verde: 0,22 Pimiento California rojo: 0,68 Judía Emerite: 2,06
Agroejido
(26/06/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,77 Judía Helda: 1,60 Calabacín Fino: 0,50 Pepino Francés: 0,20 Pepino Español: 0,27 Calabacín Gordo: 0,36 Berenjena Rayada: 0,30 Berenjena Larga: 0,74 Judía Perona roja: 1,64 Pimiento Lamuyo rojo: 1,94
HORTOFRUTÍCOLA TRES PUENTES
(25/06/2019)
Limón: 0,28 Naranja : 0,23 Judías finas: 1,60 Calabaza: 0,55 Pimiento Bola Verde: 1,80 Patata Spunta: 0,43 Cebolla: 0,51 Coliflor: 0,78 Col Lisa: 0,36 Pimiento Padrón: 0,86 Pimiento Italiano verde: 0,67 Tomate Raf 1ª: 1,34 Tomate Liso 1ª: 0,90 Tomate Daniela 1ª: 0,85 Calabacín Fino: 0,39 Pepino Español: 0,33 Berenjena Rayada: 0,53
AGRO-VERDURAS 2000, S.L.
(21/06/2019)
Cereza : 1,98 Limón: 0,30 Naranja : 0,20 Col: 0,30 Patata: 0,60 Calabacín Fino: 0,28
LA REDONDA DE LOS HUERTOS
(20/05/2019)
Alcachofa pequeña: 0,69 Patata Spunta: 0,39 Coliflor: 0,40 Brócoli: 0,40 Alcachofa conserva: 0,76
Costa de Almería
(25/06/2019)
Pimiento avenado: 0,66 Pimiento Italiano verde: 0,82 Pimiento Italiano rojo: 0,42 Pimiento Lamuyo verde: 0,36 Melón Categoría: 0,21 Calabacín Fino: 0,50 Pepino Español: 0,24 Calabacín Gordo: 0,34 Berenjena Larga: 0,70 Pimiento Lamuyo rojo: 1,24 Pimiento California verde: 0,52 Pimiento California rojo: 1,29
AGRODEIRE
(19/06/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,43 Tomate Cherry: 1,20 Tomate Cherry Pera: 1,05 Tomate Cherry Rama: 1,00 Judía Xera: 2,10 Judía Helda: 1,93 Pepino Francés: 0,10 Pepino Almería: 0,20 Judía Perona: 4,23 Pimiento Lamuyo rojo: 1,68
FRUTAS DE CARA MOTRIL
(02/12/2017)
Habas: 1,19 Guisantes: 4,27 Judía Helda: 0,60 Judía Perona larga: 2,01 Judía Perona roja: 2,50
MIGUEL GARCÍA PUNTALON
(07/11/2017)
Pimiento Italiano verde: 0,69 Judía Helda: 1,90 Judía Perona larga: 2,90
SOLTIR
(25/06/2019)
Pimiento Lamuyo verde: 0,86 Pimiento Lamuyo rojo: 1,95 Pimiento Lamuyo amarillo: 1,61 Pimiento California verde: 0,58 Pimiento California rojo: 1,96 Pimiento California amarillo: 2,04
CENTRAMIRSA SAN JAVIER
(24/06/2019)
Batata: 0,87 Judías finas: 2,09 Calabaza Cacahuete: 0,46 Pimiento Bola Verde: 1,94 Judías anchas: 1,94 Pimiento Padrón: 0,88 Berenjena Blanca: 0,35 Pimiento Italiano verde: 0,61 Tomate Pera: 0,48 Calabacín Fino: 0,35 Pepino Español: 0,40 Berenjena Larga: 0,36 Pimiento California verde: 0,80 Pimiento California rojo: 2,05 Pimiento California amarillo: 2,19
MERCAGRISA
(25/06/2019)
Pimiento Lamuyo verde: 0,83 Pimiento Lamuyo rojo: 1,90 Pimiento California verde: 0,75 Pimiento California rojo: 1,96 Pimiento California amarillo: 1,89
AGROMERCA CIUDAD DEL SOL
(07/06/2019)
Brócoli Pellas: 0,73
ALMERCA
(17/04/2019)
Alcachofa blanca: 0,76 Alcachofa industria: 0,53
AGRODOLORES DOLORES
(26/06/2019)
Pimiento Lamuyo verde: 0,92 Pimiento Lamuyo rojo: 1,94 Pimiento California verde: 0,61 Pimiento California rojo: 1,83 Pimiento California amarillo: 1,56
AGRIMESA EL MIRADOR
(22/03/2019)
Alcachofa B.P.: 0,60 Alcachofa B.G.: 0,30 Brócoli: 0,90 Calabacín Fino: 0,32
Agroponiente Poniente
(25/06/2019)
Pimiento picante verde: 1,07 Pimiento avenado: 0,46 Judía Garrofón: 3,14 Pimiento Italiano verde: 1,05 Pimiento Italiano rojo: 0,59 Pimiento Lamuyo verde: 1,04 Tomate Cherry Rama: 1,23 Tomate Daniela 1ª: 0,79 Tomate Pera: 1,00 Melón Piel de sapo: 0,14 Melón Galia: 0,14 Judía Helda: 2,78 Calabacín Fino: 0,55 Pepino Francés: 0,25 Pepino Español: 0,32 Calabacín Gordo: 0,47 Calabacín Blanco: 0,13 Berenjena Rayada: 0,73 Berenjena Larga: 0,75 Judía Perona semi: 1,37 Judía Perona roja: 2,52 Judía Rastra: 1,90 Judía Stryke: 2,36 Pimiento Lamuyo rojo: 2,27
Cehorpa
(26/06/2019)
Pimiento avenado: 0,73 Pimiento Italiano verde: 0,95 Pimiento Italiano rojo: 0,55 Pimiento Lamuyo verde: 0,95 Melón Categoría: 0,26 Tomate Daniela 1ª: 0,69 Tomate Pera: 0,94 Melón Amarillo: 0,06 Judía Helda: 1,41 Calabacín Fino: 0,38 Pepino Francés: 0,24 Pepino Español: 0,22 Calabacín Gordo: 0,35 Berenjena Larga: 0,72 Judía Stryke: 1,01 Pimiento Lamuyo rojo: 1,92
Casi
(25/06/2019)
Sandía Negra: 0,52 Sandía Blanca: 0,51 Tomate Rambo: 0,97 Tomate L. Vida 8-G: 1,01 Tomate L. Vida 7-M: 0,93 Tomate Cherry Pera: 1,68 Tomate Cherry Rama: 1,50 Tomate Rebelión 1ª: 0,80 Tomate Raf 1ª: 1,70 Tomate Daniela 1ª: 0,78 Tomate Daniela GG: 1,02 Tomate Rama G: 0,94 Tomate Rama M: 0,80 Tomate Rama C: 0,77 Tomate Pera: 0,87 Tomate Pera Rama: 0,76
La Unión
(26/06/2019)
Pimiento avenado: 0,80 Pimiento Italiano verde: 1,01 Pimiento Italiano rojo: 0,43 Pimiento Lamuyo verde: 1,12 Tomate Daniela 1ª: 0,70 Tomate Daniela Verde: 0,75 Tomate Ramo: 0,89 Tomate Pera: 0,99 Judía Helda: 2,33 Calabacín Fino: 0,66 Pepino Francés: 0,22 Pepino Español: 0,27 Calabacín Gordo: 0,43 Berenjena Rayada: 0,77 Berenjena Larga: 0,85 Judía Perona roja: 2,40 Judía Stryke: 2,37 Pimiento Lamuyo rojo: 2,24 Pimiento California verde: 0,46 Pimiento California rojo: 1,37
Agrupaejido La Redonda
(26/06/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,76 Melón Categoría: 0,22 Tomate Pera: 0,78 Judía Helda: 1,47 Calabacín Fino: 0,30 Pepino Francés: 0,23 Pepino Español: 0,26 Calabacín Gordo: 0,37 Berenjena Rayada: 0,53 Berenjena Larga: 0,69 Judía Perona semi: 1,48 Judía Perona roja: 2,20 Judía Stryke: 1,42
Agroejido Berja
(25/06/2019)
Judía Xera: 1,81 Judía Helda: 2,53 Calabacín Fino: 0,52 Berenjena Larga: 0,69
Agroejido Dalías
(16/05/2019)
Tirabeques: 2,50
Agrupaejido La Costa
(26/04/2019)
Judía Helda: 1,10 Calabacín Fino: 0,33 Pepino Almería: 0,16 Berenjena Larga: 0,27 Judía Stryke: 1,50 Pimiento Lamuyo rojo: 1,36 Pimiento California rojo: 0,91
Agrupaejido - Cortijos de Marín
(28/05/2019)
Pimiento Italiano verde: 0,42 Calabacín Fino: 0,40 Pepino Español: 0,52
Agroponiente El Golfo
(06/06/2019)
Judía Helda: 1,40 Pepino Francés: 0,21 Pepino Español: 0,33 Berenjena Larga: 0,43
Agroponiente Níjar
(20/03/2019)
Tomate Liso 1ª: 0,63 Tomate Rama C: 0,37 Tomate Pera: 0,34 Calabacín Fino: 0,36 Calabacín Gordo: 0,22
VEGACAÑADA
(29/05/2019)
Tomate L. Vida 8-G: 0,42 Tomate L. Vida 7-M: 0,34 Tomate L. Vida 6-MM: 0,22 Tomate Cherry Rama: 0,20 Tomate Rama M: 0,36 Tomate Rama C: 0,26 Tomate Pera MM: 0,28 Tomate Pera M: 0,66
AGROCASTELL
(26/10/2017)
Tomate Cherry: 0,71 Judía Perona larga: 2,70
Inicio / Noticias

Entrevista

“La mejora genética es la principal aliada para que el agricultor y el exportador españoles tengan productos con valor añadido”

“La mejora genética es la principal aliada para que el agricultor y el exportador españoles tengan productos con valor añadido”
Antonio Villarroel es el secretario general de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE).
Solo en el caso de las semillas hortícolas, las empresas obtentoras -casas de semillas- invierten anualmente más del 20% de su cifra de negocio en I+D, un porcentaje que “está por encima de sectores reconocidamente tecnológicos como el farmacéutico o el aeroespacial”, según afirma Antonio Villarroel, secretario general de la Asociación Nacional de Obtentores Vegetales (ANOVE). Esta inversión es necesaria, por un lado, para alimentar a una población mundial creciente y, por otro, para atender las demandas de los mercados y los consumidores, cada vez más exigentes.
Pregunta.- Las empresas obtentoras y productoras de semillas invierten anualmente buena parte de su facturación en I+D, ¿hasta qué punto sigue siendo fundamental esa innovación continua?
Respuesta.- A esta pregunta se puede responder desde una perspectiva doble. Desde una perspectiva global, es importantísimo porque tenemos una población que sigue creciendo; las previsiones de la propia ONU apuntan a que vamos a tener un 50% más de población en los próximos 40 años y no tenemos más tierras de cultivo, es decir, vamos a tener que alimentar a mucha más población con los mismos recursos, con lo cual, vamos a tener que aumentar nuestra productividad. Además, esa población va a ir subiendo de nivel de vida -tenga en cuenta que buena parte de ella está en Asia-, de modo que va a tener cada vez mayores requerimientos. La mejora genética es la herramienta fundamental para conseguir muchos más alimentos, de más calidad y en el mismo espacio. Desde una perspectiva española, somos el primer exportador mundial de productos hortofrutícolas en general, España es un país que ocupa una posición dominante y tenemos que ser capaces de mantenerla y de mejorar la rentabilidad de las explotaciones de nuestros agricultores teniendo en cuenta, además, que siempre va a haber alguien que va a producir más barato. En este contexto, creo que la mejora genética es la principal aliada para que el agricultor y el exportador españoles tengan un producto con valor añadido que les permita aportar ese plus de calidad frente a sus competidores, que son muchos.

P.- Dentro del sector, en concreto, son las empresas dedicadas al desarrollo de variedades hortícolas las que destinan un mayor porcentaje de su facturación a esa investigación. ¿Por qué?
R.- La gente se sorprende mucho, pero es cierto, son datos de la propia Comisión Europea. En cultivos como las hortícolas, lideramos a nivel mundial en todas las industrias la inversión en I+D, con porcentajes que están por encima del 20% de la cifra de negocio. Esto está por encima de sectores reconocidamente tecnológicos como el farmacéutico, el aeroespacial, el informático... España se ha convertido ya en el mayor polo de investigación en el tema hortofrutícola, casi le diría que con Holanda y con California, en todo caso, estamos en el ‘top 3' del polo de investigación a nivel mundial en este sector. Porque es un sector superdinámico a diferencia de otros, como los cultivos extensivos. En la Unión Europea se registran cada año más de 700 variedades hortícolas nuevas de las que es posible que la mitad se haya desarrollado en España. Esas variedades están en el mercado cuatro o cinco años, pasado ese tiempo, ya hay una variedad que las desplaza porque tiene un poco más de producción, un poco más de color, porque tiene un poco más de sabor o porque tiene una resistencia a una enfermedad nueva. Esto es una carrera, siempre vamos detrás de los requerimientos del mercado, de lo que la sanidad nos va exigiendo, y eso es lo que explica que haga falta tanto esfuerzo económico.

P.- Dice que cada variedad hortícola está en el mercado unos cuatro o cinco años y, pasado este tiempo, ya es sustituida, sin embargo, ese no es, ni mucho menos, el tiempo que se tarda en desarrollar una variedad.
R.- Desde luego que no. Vamos avanzando mucho con nuevas herramientas, porque lo cierto es que la biotecnología y todas las ciencias han avanzado muchísimo, cada vez vamos entendiendo mejor cómo funcionan las plantas, pero, aún así, sacar una variedad al mercado tiene entre 10 y 12 años de trabajo y cuesta entre 2 y 3 millones de euros.

P.- De ahí la importancia de no duplicar semillas, una práctica que no solo va en detrimento del sector obtentor, sino también del propio agricultor, ¿no es así?
R.- Somos conscientes de que el tema de la propiedad intelectual no es el más popular ni es fácil de entender; las plantas están vivas, puedes reproducirlas, hacer copias de sí mismas, luego cuesta entenderlo. Ese es un reto que tenemos como industria, no ya perseguir al que comete un delito, sino convencer. Lideramos la exportación a nivel mundial, queremos estar en los mejores mercados, pero siempre hay quien produce más barato que tú. Este modelo exportador no es sostenible si lo estamos basando en piratear porque, además, quien hace ese tipo de producción ilegal la hace siempre a escondidas, sin un control sanitario ni un control de trazabilidad, con lo cual, al final, está degradando el mercado; esas plantas son artificialmente baratas y no se puede alimentar todo el esfuerzo de investigación que hay detrás, pero no solo eso. El agricultor corre el riesgo de que no le estén dando lo que él cree que está comprando. Y, desde luego, una cosa es segura: la reproducción ilegal, no controlada, es una bomba de relojería debido a la posibilidad de que determinadas plagas o enfermedades que nos están rondando den el salto si no tenemos un control en esto.

P.- Comentaba al principio que el futuro del sector pasa por la mejora de las productividades, pero, ¿en qué otras tendencias se está trabajando actualmente?
R.- Si hablamos a nivel mundial, esa es la prioridad número uno porque no tenemos más tierras de cultivo. Si vamos al sector hortofrutícola, en especial, los retos son más concretos. Desde el punto de vista de España, el primero es apoyar a nuestro sector exportador dándole más valor añadido, dándole un producto de calidad, distinto, nuevo y, además, queremos poder hacerlo atendiendo a las tendencias que marca la sociedad. El sector obtentor, al final, es un sector neutro, nosotros vamos a hacer lo que nuestros clientes, que son el agricultor, la distribución y el consumidor, quieren. Por ejemplo, ahora mismo, hay claramente una tendencia hacia la producción integrada, la producción ecológica, estamos yendo al residuo 0, entonces, tenemos que ir hacia variedades que sean naturalmente resistentes a las enfermedades, a las plagas, eso es clave. Y luego hay otro factor, el sabor.

P.- Ya que lo menciona, en los últimos tiempos, son muchas las empresas de semillas que se esfuerzan en lograr el equilibrio necesario entre las resistencias -dentro del cultivo que sea- y el sabor de las variedades, fundamentalmente en cultivos como el tomate. ¿Dónde está la complejidad para poder lograr esas variedades que cumplan con ambos parámetros?
R.- En parte, es un problema de tiempo. En los últimos años, como industria, nos hemos centrado en dos grandes objetivos: el primero es el hecho de que, en apenas dos generaciones, hemos pasado de ser una sociedad esencialmente rural a ser una sociedad esencialmente urbana, es decir, producimos los alimentos lejos de donde están los consumidores; entonces, producir alimentos saludables, baratos, en cantidad suficiente para un consumidor que está lejos te impone unos requerimientos. Eso hace, por ejemplo, que los productos necesiten una larga vida comercial. Este ha sido, junto con la mejora de la productividad, nuestro primer objetivo, que las variedades sean productivas, en el sentido de que sean económicamente asequibles, y además estén disponibles. Por otro lado, están las resistencias. El otro gran objetivo es conseguir variedades que nos permitan ir hacia el residuo 0, que es otra tendencia de mercado. Y ahora queremos que, además, esas variedades tengan mejor sabor. Lo estamos intentando y yo le diría que, ahora mismo, la prioridad número uno en algunos cultivos es recuperar ese sabor, pero para eso no podemos renunciar a lo anterior. Tenemos que ser capaces de encontrar ese sabor sin renunciar a tener disponibilidad de producto todo el año, que sean variedades resistentes, que sean productivas. Cada día sabemos más de las plantas y es una cuestión de tiempo que lleguemos a satisfacer también esa necesidad.

P.- Decía al principio de esta entrevista que hay que seguir innovando para poder alimentar a una población mundial creciente. ¿Cree que esa innovación avanza al mismo ritmo que cree la población?
R.- Es un reto, que nadie piense que es una cuestión que tenemos resuelta. Cuando la gente piensa que podemos atender este reto volviendo a modelos de producción de la Edad Media, la verdad es que no, no podemos. Ahora bien, con ciencia, con tecnología y aprovechando todo lo que hemos mejorado en estos años, podemos y no solamente vamos a ser capaces de atenderlo a nivel de volumen, sobre todo, y como estamos hablando, lo más importante es que vamos a ser capaces de hacerlo atendiendo a los demás requerimientos, que son que los productos tengan más sabor, que no tengan residuos y que, además, nos permitan mantener todos los demás recursos. Nuestro reto es conseguir que usted tenga tomates a un precio asequible, con muy buen sabor, sin residuos y, además, que le permita seguir manteniendo los bosques, los espacios naturales, la biodiversidad, que no haya que incrementar el espacio que destinamos hoy a la producción. Ese es el reto. Tenemos por delante una segunda revolución verde.

 

 

Isabel Fernández